viernes, diciembre 07, 2007

Dios es bostero



Domingo 1ro de Diciembre. Tras dos dias de extensa agonia y panico causados por la incertidumbre de no saber si ibamos a tener entradas el alivio llego de la mano de German quien nos entrego 5 inconseguibles entradas... D day had arrived.
Empezamos el dia con calma suponiendo que hasta las 3.30pm no debiamos partir. A ultimo momento se decidio, no se quien lo decidio pero a mi de repente me informaron, que ibamos a ir en los micros con los chicos de la peña y gran parte de la 14. Micros que salian a las 14pm, siendo las 13.25 el panico nuevamente se apodero del grupo. Eramos solo tres en casa, faltaban dos mas. Logramos reagruparnos y partir. Y alli me mande, con el jean mas roto que encontre, un porro en el corpiño y en compañia de lo mas cerca que encontre a Horacio Oliveira, Polanco, Calac y Marrast, en lo que solo pude definir hablando con mi tio como una experiencia antropologica; solo para que 10 minutos mas tarde Jorge, o quizas Marrast?, me dijera mientras caminabamos por las calles de La Boca: "Mira estas ventanas Polaquita... esto es antropologico"... si.
Los micros, de ida, iban bastante repletos excepto el nuestro a donde nos enviaron porque habia lugar para sentarnos, acomodo por estar con el tio que vive en el extranjero. Por supuesto al ser Lanus un club mas bien de barrio estaba en un 80% rodeada de gente que "conozco" de por ahi a quienes en un 97.5% no saludo.
Nos ubicamos bastante comodos en los asientos, con excepcion del tio (Horacio?) en tal estado de excitacion que fueron escasos los segundos que estuvo sentado, el resto del tiempo parado tratando de juntar quorum para cantar "No te vayas campeon" cancion que la hinchada de Lanus, asumo por cabala, se negaba a cantar. Los micros se desplazaban en hilera por la Avenida Pavon arrancando sonrisas en la gente que caminaba por las calles y levantaba los brazos en apoyo a los granates que peleaban por el campeonato. Me limite a charlar de a ratitos con mis acompañantes y mirar por la ventanilla las reacciones de la gente a nuestro paso. Estuvimos un largo rato parados por la PFA (ratis inmundos) en el puente Pueyrredon. Mientras ellos trataban de organizarnos para que todos los micros fueramos juntos, Polanco y Calac debatian si encender el segundo o creo tercer joint ahi nomas o esperar a que arrancaramos; habia que quemar lo que habiamos pegado en el bondi antes de llegar.
Ya bien puestitos y con una ansiedad que quemaba el coco llegamos a La Boca. Nos bajamos de los micros vaya a saber uno por donde y nos encontramos con el primer vallado de la tarde. Suelo quejarme de lo rodeada que me siento cuando hay partido en Lanus pero la verdad te la regalo vivir cerca de La Bombonera. Cuadras antes de llegar a la cancha ya estaba todo vallado. Los yutitas no tiraban una onda ni por broma, los vallados eran inoperantes y molestos por decir lo menos, nos hacian caminar por la vereda poniendo vallas en los cordones en vez de habilitar la calle y hacernos avanzar mas rapido. En cada vallado las nenas nos separabamos de los nenes ya que habia mujeres policias especialmente para toquetearnos a nosotras. Por supuesto las nenas eramos minoria y se me hacia mucho mas rapido pasar a mi que a los nenes asi que cada vez que pasaba el vallado trataba de hacerme visible para el tio que extendia la cabeza como jirafa buscandome en estado de panico.
El segundo vallado fue el mas dificil de pasar. La gente quedo estancada ahi porque habia problemas con las entradas, aparentemente habia mucha gente con entradas que decian "menor visitante" y los molinetes no las dejaban pasar. Por supuesto el panico volvio a instalarse en algunos miembros del grupo ya que las entradas que teniamos nosotros decian.... "menor visitante" y aunque facilmente puedo pasar como menor (NOT) el resto no podia decir lo mismo.
Al pasar el segundo vallado que para los nenes estaba estancadisimo no asi para las nenas, me quede esperando un rato en un costadito disfrutando situaciones divertidas como el dialogo del Sargento o lo que fuera con tres chicas que aguantaban a la parte masculina del grupo:
Sargento: Que estan esperando aca señoritas?
Chicas: palabras inaudibles que asumo explicaban que esperaban a los nenes
S: Bueno, pero vayan pasando no se queden aca
C: No queremos pasar solas
S: (con vos burlona) Ay.. pero a bailar si van solitas no?
Minutos mas tarde empezo a pelearse con alguno que estaba en la fila de los nenes que pedia que aceleraran el tramite y le grito alguna groseria a lo que el sargento respondio sujetando sus apendices testiculares con una mano y profiriendo no muy elaborados agravios verbales.
Mientras me divertia observando la escena y practicaba mi mejor cara de traste causada por las demoras que me impacientaban, me sente en el cordon de la vereda a mirar como la fila de los nenes no avanzaba ni un centimetro y German se enojaba cada vez mas con quien estuviera del otro lado del handy.
La situacion de las entradas me estaba empezando a provocar una ulcera, imagine decenas de escenarios y todos nos incluian dando vueltas por la boca escuchando el partido desde afuera. En medio de esta meditacion paranoica estaba cuando se me acerca Martin (otro del barrio) y me dice:
M: Ale, con quien estas vos?
A: Ugh.. Martin!
M: hahaha que pasa?
A: Espero a mi tio, esto es un embole y hay quilombo con las entradas que yo tengo
M: No, quedate tranquila que ya lo solucionamos (me señala a German) cuando pase tu tio venite por este lado
A: Dankeee
Una vez superado el segundo vallado a menos de 6 metros y doblando a la esquina se encontraba el tercero... el colmo del absurdo, al menos este solo tomo unos minutos en sortear. No se cuanto caminamos ni por donde fuimos, la ansiedad y las ganas de llegar me llevaban en estado catatonico. Se que en un momento nos encontramos con una nueva cola y de un momento a otro estaba frente a los molinetes con miedo a meter la entrada y que me la rechazara.
Estaba en casa.
Llegar a la tercer bandeja de La Bombonera fue una experiencia comparable a un safari o llegar y escalar la Piramide del Sol, con la diferencia de que en esta ultima tenes que cruzar la Avenida de los Muertos mientras que en la Bombonera tenes que cruzar rios de meo... literalmente!
A pasos de llegar y escuchando el bullicio de las hinchadas el tio me dice: "preparate" y dos segundos mas tarde tenia frente a mis ojos la majestuosisima bombonera.
Rodeada de granates nos fuimos metiendo hasta encontrar un pedazo de alambrado que no estaba tapado por banderitas y ahi acampamos. La popu derrochaba felicidad, los granates estaban mas que ansiosos. Me sente y fui testigo auricular (auditivo o escuchativo) de las peleas de una parejita donde se planteaba el hecho de que ella abajo no veia bien y para que quedarse abajo si el iba a colgarse del alambrado por lo tanto ella iba a quedar sola y el por que de su negacion a subir con ella y el primo, aparentemente tercero en discordia, y "andate con tu primo" y blah... me diverti un rato escuchando los argumentos y planteos de cada uno.
El partido comenzo, me quede pegadita al alambrado, guarde silencio cuando Lanus hizo su gol, me divirtio mucho ver a mis acompañantes abrazarse entre ellos y recibir el abrazo de un granate cualquiera que colgaba del mismo alambrado que nosotros. Segundo tiempo y sucedio lo que me temia. Despues de varios intentos y de bajar 8 de cada diez pelotas que le volaban cerca del coco, finalmente el loco Palermo metio un gol. Una enorme sonrisa asomo en mi cara y con mucha satisfaccion mire al loco correr con la pelota en la mano frente a nosotros y correr para el lado de la 12 que explotaba. Con anhelo y cariño miraba la 12 justo enfrente mio. El partido no tenia ningun proposito para nosotros (lease los bosteros) ya estabamos fuera del campeonato (snif) y daba lo mismo... pero la hinchada dio el presente para hacer el aguante de todas formas. Faltaban 10 minutos para terminar, Lanus ya se habia consagrado campeon ya que Tigre habia perdido, pero la 12 explotaba igual.
El partido termino, los hinchas se abrazaban, lloraban, el tio quien finalmente pudo cantar su anhelado "No te vayas campeon" se colgaba del alambrado y yo observaba pacificamente.
El gran desafio a la salida era encontrar los micros que nos habian traido, los encontramos... repletos. El nuestro iba llenisimo, terminamos subiendonos a uno que ya estaba en movimiento y en donde un gentil señor me cedio asiento. La gente en los micros a pleno, gritando, cantando, golpeando las chapas; la gente en la calle sacaba fotos, filmaba y compartia la alegria de los freneticos granates. Lanus era una fiesta y se sintio bien poder compartirlo con la gente que quiero y una buena experiencia ver la alegria de toda esa gente y de los pibes de Lanus.
Mas alla de esta alegria que me es ajena pero no me desagrado compartir, estar en La Bombonera, ver un gol del loco, ver la 12 explotando y poder compartirlo con mi persona preferida en el mundo... esa fue la verdadera razon de ser de todo.
La bombonera es mi templo y ningun templo se puede preciar de tal sin un Dios presente, y ahi en los palquitos estaba El. Podran decir lo que quieran y de hecho hasta yo lo critico pero... es el Dios del futbol... y es bostero. No falto nada.


Pd: No esperen acentos, escribi gran parte en el laburo y en ese teclado no se donde estan, ni bosta me voy a tomar el trabajo de ponerlos ahora.

3 comentarios:

Q79 dijo...

"vas a la cancha con la federaaaaallll....." jajaja

La verdad que lindo es ir a la cancha, las comodidades que te dan........un verdadero placer.

Y después quieren tener a toda la gente sentada.......


Salutes


Pd: Vendida! :-P

Bi@tch dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
negropiombo dijo...

La verdad que a veces uno tiene todo lo que pudo haber soñado como imposible. A más de 10.000 km de distancia de mi domicilio, ver al Grana campeón, con mis amigos del alma, con la presencia de Dios (porque dios existe y se llama Diego Maradona, y nació en Lanús), y junto a una de las tres personas por las que daría la vida sin dudarlo, es, como dirían los gallegos, demasio pa'l cuerpo tío, y para el alma también. Ya puedo morir tranquilo. De yapa, esta maravillosa crónica de mi diosa e ídola mayor. Abnegada bosterita que acompañó a los granates. ¡¡¡ Gracias!!! Love you too much. YFU