jueves, julio 19, 2007

La Nave Anfibia



Aprovechando que la rata de Toti finalmente se compró el cable usb para el cel y bajó las fotos que viene pateando de un cel a otro (cambia de celular 45 veces por año y por lo general siempre anda con dos o tres), pedí la foto de la nave para dedicarle el post que se tiene merecido.


La nave no se puede describir de otra forma, es una nave!

Nos ha llevado a las chapas hasta Santa Teresita, nos ha llevado y traído a cuanto lugar de mala muerte vamos los findes, testigo de las condiciones pauperrimas en que el grupete retorna.


Pero lo que superó toda expectativa fue el suceso del Viernes 29 de Diciembre de 2006.

Tras haber sido discriminadas de un asado "sólo para los chicos" de mis amigos, Laurita y yo reclutamos a Marce, Mocha (que fue al asado pero se escapó) y a la Bisagra que después se encontraba con su pelado.

Nos dirigimos al bar pedorro donde usualmente vamos. Tras haber estado ahí durante menos de una hora tomando unas birris en el patio del bar, nos tuvimos que meter adentro porque se levantó EL viento que trajo LA tormenta. No pasaron 10 minútos que la luz dentro del bar se cortó luego de que empezara a llover torrencialmente.

Evaluando la situación decidimos que lo mejor sería irnos, bajo la lluvia torrencial, en vez de seguir mirando a la gente en silencio bajo las luces de emergencia.

Corrimos como pudimos hasta la nave y para ésta altura Lomás estaba más que inundado. Hicimos un par de cuadras y no habia salida para ningún lado, las calles parecían la freakin' laguna de Chascomús. Se veían las bolsas de basura pasar flotando, botellas, una vaca.. jaja.

La Bisagra pata sucia (que por ella estabamos dando esas vueltas para llevarla a donde estaba su pelado en otro bar) se bajó de la nave junto con Mocha. Lau y yo nos quedamos con Toti en el auto gritandole a Mocha que se iba a electrocutar seguramente si seguía dando vueltas con el agua hasta las pantorrillas. A todo ésto la nave subida a la vereda y así hicimos como cuadra y media. Cansado de estar parados a mitad de cuadra Toti dice, "Y bueno, nos mandamos" Encaminó la nave hacia la calle y allí fuimos. Ni bien pisa la calle me dice: "Entra agua?" y yo lo miro, me miro los pies y le hago chapa chapa con el agua que me mojaba las patitas.. Papito!!!

Aún con unos cuantos centímetros de agua adentro la nave se hizo camino a través de la inundación hasta encontrar la Avenida Pavón sin laguna. Magistral!

Suceso parecido cuando llegamos a Lanús, cerca de mi casa. Los autos se daban la media vuelta asustados por el agua y la nave le entraba como si nada.

Desde ese día no sólo es la nave, la rebautizamos la nave anfibia. Un fierrazo!


5 comentarios:

EMO dijo...

Me quiero comprar un vehículo como ese!

Bi@tch dijo...

Toti lo esta arreglando y después no sé si lo quería vender, le pregunto.

negropiombo dijo...

Un abrazo del alma para Marce. Los verdaderos capitanes conducen auténticas naves. Espero le des a Marce el abrazo que aquí le envío. Supongo que estará triste por su vieja. Yo también lo sentí mucho. Siempre me pareció buena gente. En fin... el tiempo todo lo cura... o lo desaparece... YFU

Bi@tch dijo...

Le doy el abrazo, quedate tranqui. No soy de creer que el tiempo todo lo cura, simplemente alivia o entumece.

negropiombo dijo...

Tenés razón. Siempre quedan cicatrices. Algunas duelen los días de humedad. YFU