miércoles, julio 18, 2007

Hobos made in BA

Hoy, y como aproximadamente todos los días, subió al subte un lingera personaje.
Ni bien entró me llamó la atención. Parecía una hormiguita viajera. Era petiso y negrito y llevaba un tapado color granate pero puesto sobre la cabeza cual capa de super heroe.
Al mirarlo por segunda vez noté que tenia unos papelitos en la mano que supuse eran estampitas o algo por el estilo. Se sentó dos segundos en un rincón mirando sus papelitos e inmediatamente se levanto y empezó a repartirlos entre los que estábamos ahí cerquita. El papelito en cuestión era seguramente un papel sacado de la basura de los locales de quiniela porque eran de timba vieja. Escrito en lápiz con letras mas o menos grande decía "ayudenme"
El flaco que estaba sentado en frente mio miro el papel como diciendo WTF?? Y miro inmediatamente el mio para confirmar que no era solo el de el. Nos miramos con complicidad, realmente era un poco extraño.
Supongo que el lingera no tenia muy planificado todo, te dejaba el papelito y daba media vueltita y te lo sacaba.
No estoy muy segura de que haya dicho algo durante la secuencia porque todo esto lo viví con la musicalizacion de Timbaland en mi mp3 (que no me saco jamas, ni lo haría aunque viera gente gritar y correr)
Así que cuando subió un policía y le empezó a hablar para que saliera del subte no escuche que barbaridades decía. Solo vi que el policía se le acercaba y la hormiguita viajera se ponía loco. Decía algo y se escabullía para otro rincón. Sin violencia, sin tocar al policía. El rati lo agarraba tranquilo del brazo y la hormiguita se zafaba y quería seguir repartiendo papelitos de ayuda. Hasta que en determinado momento se canso del acecho del policía y solito salio.
Aparentemente debe ser un loquito conocido porque los policias no suelen sacar a la gente que pide en los subtes o trenes. Es mas, había dos nenes vendiendo stickers que se cagaban de risa de la situación.
Por lo menos me alegro la mañana. Era muy graciosa la hormiguita viajera. Muy distinto al ultimo lingera con el que viaje en subte. Se sentó en frente mio, después de acomodar las 300 bolsas que tenia se puso cómodamente a sacarse los mocos y comérselos; para mas tarde empezar a rascarse la espalda y comerse lo que fuera que sacara de ahí. Escena no tan agradable de ver a las 9.30am, mi desayuno luchaba por volver a salir, juro. Por suerte subió una estación antes de que yo me bajara así que mi desayuno se quedo en su lugar.
El subte de Buenos Aires da para cualquier cosa.
Maravilloso viaje antropológico.

2 comentarios:

negropiombo dijo...

¿Qué sería de nosotros sin la sacrosanta protección de la policía? "Policía ni en broma", decía Sabina, coincido un 100%.

Bi@tch dijo...

Uf! Hace un tiempito atras mi hijo me tiro que queria ser policia cuando fuera grande. Noooooo!! papito no te confundas. Pero los policias son amigos. No hijo! Ni ahi! El padre me reto porque me dijo que no le enseñara a tener miedo a la policia. Miedo no, aberracion si.