lunes, junio 25, 2007

Cometi las peores faltas gramaticales.
Peque de redundante, ignore todas las estructuras.
Escupi mil palabras que se estrellaron contra un teclado, sobrecargadas de significado y llenas de obviedad.
Sin proposito.
Solo un medio.
Punto de fuga para la ira.
Not enough.
Imposible hacer explotar las palabras.
Actos reflejos.
Maldita costumbre de no callar.

2 comentarios:

negropiombo dijo...

Genial. ¿Es esto tuyo? Si es tuyo, preparate, no se te va a hacer tan fácil escaparte de las letras por mucho tiempo más. Vos no lo vas a elegir, las "palabras" te van a elegir a vos. Esto me recuerda ciertas ideas de Roberto Arlt (posiblemente uno de los escritores argentinos más grandes y olvidados:) "Escribí siempre en redacciones estrepitosas, acosado por la obligación de la columna cotidiana. Cuando se tiene algo que decir, se escribe en cualquier parte. Dios o el Diablo están junto a uno dictándole inefables palabras. Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un 'cross' a la mandíbula". Mil besos. YFU.

Bi@tch dijo...

Muy bueno... "escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un 'cross' a la mandíbula" me gusto mucho eso.
Si, es mio. A veces me animo y pongo alguna de las cosas que andan dando vueltas en mi cuadernito. Me alegro mucho que te haya gustado.